Nuestras emociones no son un resultado de lo que ocurre, sino de lo que pensamos sobre lo que ocurre. Es importante darnos cuenta de que cómo nos sentimos depende de nuestra manera de pensar. Siendo consciente de eso, usted puede tomar las riendas de su vida en vez de estar dominado/a por lo que ocurre.
— Prof. Arnold Lazarus, terapeuta de la conducta.

El Trabajo (The Work) es un sencillo y a la vez poderoso proceso de indagación que enseña a identificar y cuestionar los pensamientos causantes de todo el sufrimiento en el mundo. Es una manera de entender qué te está doliendo, y de enfrentar la causa de tus problemas con claridad.

Las personas que hacen El Trabajo de forma continuada generalmente reportan resultados que van a transformar su vida.

  • Alivio de la depresión: encontrar solución, y hasta felicidad, en situaciones que alguna vez resultaban debilitantes.
  • Disminución del estrés: aprender a vivir con menos ansiedad o miedo.
  • Mejora de las relaciones: experimentar una conexión e intimidad más profundas con tu pareja, tus padres, tus hijos, tus amistades y contigo mismo.
  • Menos ira: comprender lo que te produce enojo y resentimiento, y reaccionar con menos frecuencia y menos intensidad.
  • Aumento de la claridad mental: vivir y trabajar de forma más efectiva e inteligente, y con integridad.
  • Más energía: experimentar una nueva sensación de vigor y bienestar continuos.
  • Más paz: descubrir cómo convertirte en un amante de lo que es.

¿Cómo funciona El Trabajo?

1. Primer paso: Identifica los pensamientos que te estresan

Juzga a tu prójimo

Durante miles de años nos han enseñado a no juzgar a los demás; sin embargo, lo hacemos todo el tiempo. Creemos saber cómo deben actuar los amigos, en quiénes deben interesarse nuestros hijos, lo que nuestros padres deben sentir, hacer o decir. En El Trabajo de Byron Katie, en vez de reprimir estos juicios, los usas como punto de partida para tomar consciencia sobre ti mismo.
Al dejar que la mente que juzga tenga su vida propia, por escrito en el papel, descubres lo que aún no conoces de ti mismo a través del espejo de quienes has juzgado. Llena la hoja de trabajo “JUZGA A TU PRÓJIMO”.    

 

2. Segundo paso: Comprueba si estos pensamientos son verdad

Las cuatro preguntas

Ahora investiga cada una de las afirmaciones de la hoja de trabajo “Juzga a tu prójimo” utilizando las cuatro preguntas y las inversiones que se indican a continuación.

El Trabajo es meditación. Se trata de crear conciencia, no de intentar cambiar los pensamientos. Hazte las preguntas, luego date el tiempo necesario; interioriza y espera que las respuestas más profundas emerjan.

En su forma más básica, El Trabajo consiste en cuatro preguntas y una o más inversiones. Por ejemplo, el primer pensamiento que se podría investigar de la hoja de trabajo anterior es “Pablo no me escucha”. Busca a alguien en tu vida acerca de quien hayas tenido ese pensamiento, y hagamos El Trabajo. “[Nombre] no me escucha”.

1.  ¿Es verdad?

2.  ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza?

3.  ¿Cómo reaccionas, qué sucede, cuando crees ese pensamiento?

4.  ¿Quién serías sin el pensamiento?

Después, invierte el pensamiento (el concepto que estás cuestionando), y no olvides buscar tres ejemplos genuinos y específicos para cada inversión.

 

3. Tercer paso: Cambio de perspectiva: Las inversiones

Invertir el pensamiento

Después de haber investigado tu afirmación/pensamiento con las cuatro preguntas, es el momento de hacer la inversión del concepto que estás cuestionando.

Cada inversión es una oportunidad para experimentar lo opuesto de lo que originalmente creías.

Hay diferentes inversiones:

1.    Inversión hacia lo opuesto

2. Cambio de persona

3. Inversión hacía mí mismo/a

 

>>Primera inversión: Inversión hacia lo opuesto

La afirmación/el pensamiento puede invertirse hacia lo opuesto, hacia el otro y hacia uno mismo (y, a veces, hacia mis pensamientos, cuando ello parece adecuado).

Encuentra al menos tres ejemplos genuinos y específicos de cómo cada inversión es verdad en tu vida, y luego tómate el tiempo y la presencia para sentir cada uno profundamente.

Por ejemplo, “Pablo no me comprende” se invierte y se convierte en: “Pablo me comprende”.

Relájate y observa mientras tu mente te revela ejemplos de cómo esta inversión es verdad. Estos ejemplos podrían ser:

a. - Él comprende que cuando estoy enfadada siempre se me pasa.

b. - Él me comprendió la semana pasada cuando se rio de la broma que le contaba.

c. - Él me comprendió ayer cuando le dije que realmente necesitaba salir con amigas. Hasta se quedó en casa con los niños.

 

>>Segunda inversión: El cambio de persona

Una segunda inversión es “Yo no comprendo a Pablo”.

Suéltate, cierra los ojos y, con la mente abierta, observa cómo las imágenes y las emociones dentro de ti comienzan a mostrarte, ejemplo a ejemplo, dónde tú no has comprendido a Pablo. Sé muy benévolo. y concienzudo.

 

>>Tercera inversión: La inversión hacía mi mismo/a

La tercera inversión es “Yo no me comprendo”.

De nuevo, encuentra por lo menos tres ejemplos genuinos y específicos de las veces que tú no te has comprendido.


“Cuando comencé a vivir, o practicar, las inversiones, me di cuenta de que todo lo que yo decía acerca de ti, se aplicaba a mí. Era simplemente mi proyección. Ahora, en vez de tratar de cambiar el mundo que me rodea (esto jamás funcionó en mis 43 años), puedo fijar mis pensamientos escribiéndolos en el papel, luego los indago, los invierto, y encuentro que soy igual a como pensaba que tú eras. En el instante en que veo a otro como egoísta, estoy siendo egoísta (al decidir cómo debe ser el otro). En el momento en que juzgo a otro como rudo o cruel, estoy siendo ruda o cruel con él. Si creo que otro debe dejar de hacer la guerra, me pongo en guerra con el otro mentalmente”.
— Byron Katie

Las inversiones son la receta para alcanzar la felicidad. Vive tú lo que has estado recetando a los demás. El mundo está esperando que solo una persona despierte a esta verdad y esa persona eres tú.

Ejemplos de inversiones:

Aquí hay algunos ejemplos de inversiones:

"Él debería comprenderme" se invierte de la siguiente manera:

- Él no debería comprenderme. (Esta es la realidad).

- Yo debería comprenderlo.

- Yo debería comprenderme.

 

"Necesito que sea amable conmigo" se invierte de la siguiente manera:

- No necesito que sea amable conmigo.

- Necesito ser amable con él. (¿Puedo vivirlo?)

- Necesito ser amable conmigo misma.

 

"Él no es amoroso conmigo" se invierte de la siguiente manera:

- Él es amoroso conmigo. (Hasta donde puede).

- No soy amorosa con él. (¿Qué ejemplos puedo ver como eso es verdad también?)

- No soy amoroso conmigo mismo. (Cuando no indago mis pensamientos).

 

"Pablo no debería gritarme" se invierte de la siguiente manera:

- Pablo debería gritarme. (Obviamente: la realidad es que él lo hace a veces. ¿Lo escucho?)

- Yo no debería gritarle a Pablo.

- Yo no debería gritarme. (En mi mente, ¿estoy repitiendo los gritos de Pablo? ¿Quién es más amable: Pablo que me gritó una vez, o yo que lo repito 100 veces?)

 

Acoger la realidad - Finalizar El Trabajo con la hoja “Juzga a tu prójimo”
- Las inversiones de los párrafos 5 y 6 de la hoja “Juzga a tu prójimo”-

 

Después de haber invertido los juicios emitidos en tus respuestas a las preguntas 1 a 5 de la Hoja de Trabajo (y haber encontrado por lo menos tres ejemplos para cada inversión), invierte la respuesta al número 6 utilizando “Estoy dispuesto…” y “Espero con ilusión”.

Por ejemplo, “Nunca más deseo experimentar otra discusión con Pablo” se invierte así: “Estoy dispuesto a experimentar otra discusión con Pablo” y “Espero con ilusión experimentar otra discusión con Pablo”. ¿Por qué estarías dispuesto a experimentar otra discusión?  Con la inversión de la respuesta a la pregunta número 6 se pretende abrazar plenamente la vida entera sin temor y estar siempre abierto a la realidad. Si vuelves a tener otra discusión con Pablo, bien. Si duele, descarga otra hoja de trabajo “Juzgaa tu prójimo” e investiga los pensamientos que aún no has cuestionado con suficiente profundidad. Sentir incomodidad es solamente un recordatorio de que nos hemos apegado a algo que podría no ser verdad para nosotros. Esos sentimientos nos dicen que es el momento de identificar los pensamientos estresantes y hacer El Trabajo.

Hasta que no veas al enemigo como un amigo, tu Trabajo no está terminado. Esto no quiere decir que lo tienes que invitar a cenar. La amistad es una experiencia interna. Tal vez no lo vuelvas a ver nunca, quizá hasta te divorcies de él, pero cuando vuelves a pensar en él, ¿sientes tensión o paz?

Source: www.thework.com        © 2015 Byron Katie International, Inc.  All rights reserved.


“Según mi experiencia, solo se necesita una persona para tener una relación exitosa. Me gusta decir que tengo el matrimonio perfecto y, en realidad, no puedo saber qué clase de matrimonio tiene mi esposo (aunque me dice que él también es feliz)”.
— Byron Katie

¿Quién es Byron Katie?

Byron Kathleen Reid sufrió una severa depresión después de cumplir los treinta años. A lo largo de diez años, su depresión se profundizó y Katie (como le dicen) pasó cerca de dos años casi sin ser capaz de salir de la cama y obsesionada con la idea del suicidio. De repente, una mañana en 1986, desde las profundidades de la desesperación, tuvo una revelación que transformó su vida.

Katie comprendió que, cuando creía que algo debería ser diferente de como era («Mi marido debería quererme más», «Mis hijos deberían apreciarme»), ella sufría, y que, cuando no creía estos pensamientos, sentía paz. Vio que la causa de su depresión no era el mundo alrededor suyo, sino lo que ella creía respecto a ese mundo. En un repentino despertar interior, Katie entendió que nuestro esfuerzo por encontrar la felicidad estaba enrevesado: en vez de intentar, inútilmente, cambiar el mundo para ajustarlo a nuestros pensamientos de cómo debería ser, podemos cuestionar estos pensamientos y, mediante el encuentro con la realidad como es, experimentar una libertad y un gozo inimaginables. Katie desarrolló un método de indagación sencillo y, sin embargo, poderoso, llamado El Trabajo, que permite alcanzar esa transformación. Como resultado, una mujer deprimida y con tendencias suicidas se llenó de amor por todo lo que la vida le aporta.

Las primeras personas que hicieron El Trabajo difundieron la noticia de cómo este había transformado su vida y pronto Katie comenzó a recibir invitaciones para enseñar el proceso en público.

Desde 1986, Katie ha llevado El Trabajo a millones de personas alrededor del mundo en actividades públicas gratuitas, en cárceles, hospitales, iglesias, corporaciones, universidades, escuelas, talleres de fin de semana y en su asombrosa Escuela para El Trabajo, de nueve días.

ITW

Byron Katie ha fundado el Instituto del Trabajo de Byron Katie (Institute for the Work of Byron Katie) en Ojai, California, para todos los que quieran seguir formándose como Facilitadores Certificados del Trabajo de Byron Katie (Certified Facilitators). Es un espacio de meditación, formación y crecimiento personal. Para poder formar parte del ITW, es necesario asistir a una escuela de Byron Katie en Alemania (con traducción al español) o en Estados Unidos.

El ITW ofrece un programa intensivo para seguir practicando El Trabajo uno mismo y para facilitarlo a otros. Se trata de encontrar la paz en uno mismo y contribuir de esta forma a la paz en el mundo.

Aquí encontrarás más información: http://www.instituteforthework.com/itw/

ATW

La Asociación The Work de Byron Katie (ATW) tiene como objetivo apoyar y promover The Work en el mundo hispano. Fundada en octubre de 2015, ofrece a quienes están interesados en The Work un espacio abierto en el que permanecer conectados y apoyarse mutuamente en su práctica de El Trabajo. Los miembros son personas de habla hispana de todo el mundo. Byron Katie es miembro honorario.

Aquí encontrarás más información: http://www.asociacionthework.org

 

Citados Byron Katie

No es tu trabajo quererme, es mío
La realidad siempre es más benévola de lo que pensamos sobre la realidad.
Cuando creemos en nuestros pensamientos, cuando nos decimos a nosotros mismos una historia, sufrimos. ‘Mi esposo no me respeta. Debería ser más delgada’. Esas son las historias. Cuando no hay historia, no hay sufrimiento.
No creas todo lo que estás pensando.
Una emoción desagradable no es un enemigo. Es un regalo que dice: Cuestiona lo que estás creyendo.
Nunca has reaccionado a otra persona. Tú proyectas contenido al nada. Y reaccionas al contenido que has proyectado.
El milagro del amor lo encontrarás cuando estés presente en el ahora. Cuando mentalmente estás en un sitio que no es el presente, te estás perdiendo la vida real.
La vida es simple. Todo pasa para ti, no en contra de ti. Todo sucede en el momento correcto, ni demasiado temprano, ni demasiado tarde. No hace falta que te guste… pero será más fácil, cuando te guste.
Cuando dejemos de luchar contra la realidad, nuestras acciones serán simples, fluidas, suaves y sin miedo.
Si quieres control real, deja la ilusión del control. Déjate llevar por la vida. Es lo que está pasando de todas formas.
¿Quieres conocer el amor de tu vida? Mira al espejo.
Es la tarea de nuestra mente juzgar lo que piensa.
Si crees que la causa de tu infelicidad está fuera, intentarás solucionarlo fuera. Toma un desvío: soluciónalo dentro.